domingo, 27 de diciembre de 2009

EL ARTE DE LOS GRISES

De aprender a amar y amar
fui palpando el arte de los grises.
Con el mirar de los ojos relativos
lo que ayer fue agravio
ahora lo bebo como edulcorado.
La bilis de la agenda como guía
y el día en su circuito medular,
de querer palpar, palpar la tregua
el sur menopáusico,
el negro y blanco entrecruzado.

A la hora de las maitines tu plegaria
de saber cambiar, cambiar
a un devoto y a los faros de costa.
Con el sutil roce de tu no hacer nada
viraste imperceptible este rumbo,
adulteraste la hoja de ruta,
usurpaste el astrolabio.

Las colas urbanas son un cultivo de quejas,
frenadas e insulto
por montar, montar el pulso ciudadano.
Sensible de mirar paupérrimos pesares
sabré fundir y ahondar
el blanco y la negrura,
extremos que se buscan
en una curvatura de luces circulares:
la artesanía del gris.-

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal