domingo, 27 de diciembre de 2009

CLUB MITRE SIN MARIA PAULA

En cualquier atardecer cabían tus ojos
de la sugestión cómplice y cauta
hacia donde por tu escote
los míos deambulaban.

Vos transitabas el imaginario
de todos los muchachos, y ahora de rutina
acaso lleves así el sentimiento acorralado.
¿Dónde quedará de tu coraje un poco más?
Yo me hago piel del día que se adentra
pero también te daba el plasma
de aquella libertad.

Había las toneladas de la hora de la siesta
un tiempo rancio entre ventiladores de techo
bufete y las cartas tajeando el enero tan nuestro.

Tuvieran tus manos acá
el beso de carnaval atrás del sauce
y un irte los pasos pesados sin querer
cuando marzo despuntaba.

Tendremos aquella sensación de esperarme
con las uñas pintadas
aquella sensación con la risa rota
aquella sensación.-

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal