sábado, 17 de octubre de 2009

LAS PIERNAS DEL AMOR QUE ABRISTE

Las piernas del amor que abriste
fueron el desvío de aquellos días
tan jóvenes y tan vertiginosos.
Esas mismas que lubrican
de sencillez al tiempo intrincado,
que se entrelazan con las mías
cuando la noche nos desmaya
sin piedad...sin rodeos.

Las piernas del roce depilado,
del flujo derramado,
de la enredadera que me atrapa.
Eso era lo que anhelaba
y todavía no tengo demasiado,
eclipsado por la mirada tuya
donde la mañana extiende
su rosicler sublime.

Las piernas en ve corta
que son como todas las caricias, amor...
desde que la humanidad acaricia, amor,
mientras yo elijo palparte
con la abstracción de la palabra en tu ausencia
para que opaques sin quererlo
la evocación a tu regreso.-

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal